Tipos de piel

Cada persona tiene un tipo de piel que puede variar dependiendo de la edad, las agresiones ambientales, los desequilibrios emocionales y hormonales, la alimentación y el grado de sedentarismo al que se  somete al organismo.

La piel es la barrera que nos protege de las agresiones externas para mantenerla bella tersa e hidratada es necesario una dieta saludable, descanso apropiado, proteger la piel sol y mantener a raya el estrés.
Estos consejos son difíciles de seguir en una sociedad con un estilo de vida tan ajetreado como el nuestro, por eso es necesario usar cosméticos naturales adecuados a cada tipo de piel. Los cosméticos naturales aportan los nutrientes que un estilo de vida desnaturalizado exige diariamente a nuestro organismo

Los diferentes tipos de piel se clasifican en función de la cantidad de grasa que generan.
La grasa se encarga de lubricar la piel y tanto su exceso como su déficit producen un desequilibrio que es necesario corregir.

A la hora de escoger un cosmético natural que aporte los nutrientes que faltan o elimine los que sobran es necesario conocer nuestro tipo de piel.
La piel de cutis es la más delicada, al estar más expuesta, muestra antes los signos de las agresiones ambientales y del paso del tiempo. La piel del cuerpo salvo en casa extremos suele requerir cuidados menos intensos.

tipos-pieles-cosmetica

La piel del cutis se clasifica en:
Piel normal: Este tipo de piel conserva el equilibrio natural de la infancia. Para mantenerla suave y flexible es necesario hidratación y evitar agresiones exageradas.

Piel seca: La piel seca tiende a irritarse y escamarse por la falta de hidratación. El déficit de grasa produce un efecto de piel apagada. Este tipo de piel necesita cuidados intensivos de hidratación para recuperar el equilibrio.

Piel grasa: Se reconoce fácilmente por el efecto brillo que produce el exceso de grasa que obtura los poros y facilita la aparición de granos y puntos negros. Para restablecer el equilibrio es necesario usar cosméticos naturales astringentes que a la vez faciliten una buena hidratación.

Piel mixta: Es el tipo de piel predominante. Zonas grasas en frente, nariz y barbilla que se alterna con el resto que puede ser normal o seca. Para mantener sana este tipo de piel es necesario un tratamiento con ingredientes naturales específicos para cada zona.

Los cosméticos naturales deben estar elaborados con ingredientes libres de productos sintéticos, estos pueden convertir la piel en sensible produciendo alergias e irritaciones.
Una buena forma de ayudar a potenciar los efectos de la cosmética natural es la gimnasia facial. Está demostrado que dedicarle unos minutos al día a mover los músculos de la cara retrasa el envejecimiento y mantiene el equilibrio celular.